1 febrero, 2023

13 Datos aterradores sobre nuestro mundo

8 minutos de lectura

A veces, incluso las cosas más cotidianas esconden algo aterrador. ¿Alguna vez te has preguntado cuántas veces en la vida podrías haber estado al lado de un criminal peligroso sin distinguirlo del resto de los mortales? Un cartel con la advertencia de “Prohibido bañarse”, ¿vale la pena pasarlo por alto? Así actúan algunos ciudadanos pensando que “unas pequeñas bacterias” no se los comerán, aunque éstas sí podrían hacerlo, en el sentido literal de la expresión.

Genial.guru preparó para ti una pequeña recopilación sobre datos de nuestro mundo y algunos pueden parecerte aterradores, aunque no existe nada de sobrenatural en ellos.

13. Hasta finales de la década de 1980, algunos médicos no creían que los recién nacidos eran capaces de sentir dolor

Un estudio entre médicos británicos e irlandeses que data del año 1988 reveló que el 13 % de los encuestados estaba convencido de que los niños con una edad de 0 a 12 meses no eran capaces de sentir dolor, y otro 23 % estaba completamente seguro de ello. Así las cosas, incluso en las operaciones más fuertes, los médicos a menudo solo aplicaban anestesia local.

La cuestión de si los niños menores de un año podían o no experimentar dolor fue objeto de debate durante décadas. Pero, en la actualidad, se ha demostrado que los recién nacidos, e incluso los niños aún por nacer, sienten dolor de manera similar a los adultos.

12. Tienes más posibilidades de morir al tomar un baño que de ganar un premio gordo de lotería

Según varias estimaciones, las posibilidades de ganar un premio gordo de lotería oscila desde una entre 176 millones (Mega Millions) a una entre 15 millones (la lotería del tipo acierta “6 de 49”). Por desgracia, la probabilidad de muerte en tu propio cuarto de baño es mucho mayor, una entre 840 000, pero pese a estos datos, la gente sigue creyendo en su buena suerte y algunos acaban siendo ciertamente afortunados. Por ejemplo, esta pareja de Escocia (en la foto) ganó 161 millones de libras esterlinas en 2011.

11. Durante tu vida, puedes estar miles de veces al lado de un asesino sin darte cuenta

Este índice depende del lugar en el que vives y de la cantidad de personas con las que te topas a diario. Si un residente de una ciudad pequeña corre el riesgo de encontrarse en su vida con, apróximadamente, 16 asesinos, un habitante de una metrópoli, que pasa cada día por al lado de cientos de personas, durante su vida, puede estar cerca de miles de criminales sin notarlo.

Después de todo, la mayoría de ellos, incluidos los más brutales asesinos en serie, como Ted Bundy (en la foto), físicamente no difieren en nada del resto de las personas, adoptando un comportamiento contrario a lo que son, disimulando su lado oscuro con un estilo de vida normal y corriente. Por ejemplo, el mismo Bundy trabajó durante un tiempo en una línea de ayuda telefónica donde proporcionaba atención psicológica e incluso avisaba a servicios de rescate para aquellos que estaban a punto de suicidarse.

A uno le invade una sensación de incomodidad al saber que detrás del disfraz de ciudadano respetable se encontraba un secuestrador, asesino y violador que confesó haber cometido 30 asesinatos entre 1974 y 1978.

10. La probabilidad de fallecer en tu cumpleaños es un 6,7 % más elevada que en cualquier otro día

Los científicos de la Universidad de Chicago descubrieron que la probabilidad de morir en el día de tu cumpleaños es, de media, un 6,7 % más elevada que el resto de los días. Además, en los jóvenes de entre 20 y 29 años es aún mayor que en promedio: un 25,39 %. Cifra aterradora, ¿verdad?

Desafortunadamente, los científicos no han sabido fundamentar la causa exacta de este dato. Probablemente, en esta cuestión influyen accidentes durante tales celebraciones y la decisión de las personas, que sufren de depresión y de otras enfermedades, a la hora de ajustar sus cuentas con la vida, precisamente en este día.

9. Un parásito llamado “Naegleria Fowleri”, durante un baño, penetra a través de la nariz al cerebro humano. A menudo, conduce a la muerte por una meningoencefalitis amebiana

Esta aterradora criatura penetra por la nariz hasta el cerebro y comienza a devorarlo. Suena como si fuera una leyenda urbana, o bien como la típica historia de terror que se cuentan los niños entre ellos, pero, por desgracia, es una triste realidad. La ameba parásita Naegleria fowleri habita en las aguas sucias y cálidas. Realmente es capaz de penetrar a través del nervio olfativo hasta el cerebro humano, causando una meningoencefalitis amebiana primaria.

A pesar de la disponibilidad de medicamentos, no siempre es posible salvar a las personas de esta enfermedad. Así que no vale la pena ignorar la advertencia de que el baño está prohibido, o bien que no se debe absorber agua con la nariz mientras uno se pega un chapuzón.

8. Los cuerpos de los escaladores que fallecen en el Monte Everest, en muchos casos, se quedan allí para siempre

En el Monte Everest existe la denominada “zona de la muerte”, que comienza después de escalar una altura de 8 000 metros. Los montañeros fallecidos en esta zona, por regla general, se quedan en ella para siempre, ya que el helicóptero no sube a esta altura, y en estas condiciones, transportar los cadáveres se antoja extremadamente peligroso aún cuando los rescatadores tienen mucha experiencia.

Choca también el hecho de que los cuerpos de algunos de los fallecidos se convierten en puntos de referencia para otros escaladores. Por ejemplo, uno de estos puntos fue un hombre conocido como “Botas Verdes” (“Green Boots”). Sus calzado llamativo señalaba el camino hacia la cima desde 1996 hasta 2014, momento en que sus restos desaparecieron. Tal vez fueron arrastrados por el viento, o alguien enterró el cuerpo de este desafortunado bajo las piedras.

7. Los que pasan delante del televisor más de 2 horas al día acortarán sus vidas en 1,4 años

Este problema dista mucho de ser nuevo ya que, hasta hace poco, la televisión y la radio eran la fuente principal para nutrirse de noticias diarias. Por ejemplo, en esta foto de 1991, puede verse a dos hermanas de Israel que ven la televisión durante un ataque aéreo.

E incluso ahora, con la llegada de Internet y los teléfonos inteligentes, ver los programas de televisión sigue siendo un pasatiempo habitual para muchos. Pero, como resultó, no es tan inofensivo: los que pasan más de 2 horas al día viendo la televisión corren el riesgo de acortar sus vidas en 1,4 años. Sin embargo, no te apresures a deshacerte de tu gran pantalla; no es el propio dispositivo la causa de esto, sino el hábito de sentarse durante horas y horas sin moverte con la mirada fija en ella.

6. Este ácaro parasitario habita sobre el rostro de la mitad de la población adulta y se alimenta de la células de la piel

Otra historia de terror que resultó ser cierta: en 1/3 de los niños, 2/4 de adultos y en 2/3 de los ancianos, podemos encontrar los ácaros parasitarios denominados demodex. Por regla general, viven dentro o cerca de los folículos pilosos del rostro, es decir, en la zona de las cejas, las pestañas y la nariz.

El ácaro se alimenta de las células de la piel y la grasa (sebo) y por lo general no causa ningún problema, pero en algunos casos (debido a una enfermedad o al estrés) el número de estos se incrementa dramáticamente, provocando una enfermedad de la piel llamada demodicosis.

5. Unos 27 000 árboles son cortados a diario para convertirse en papel higiénico

Otro dato terrible que invita a reflexionar. Es poco probable que podamos prescindir del papel higiénico, pero también es posible mejorar la situación si desarrollamos una tecnología de reciclaje (la cual se lleva a cabo en los países desarrollados) y comenzamos a producir papel a partir de otros materiales vegetales.

4. En la superficie del teléfono inteligente encontramos 10 veces más bacterias que en el asiento del inodoro

No es ningún secreto que a menudo colocamos el teléfono inteligente a nuestro lado sobre la mesa durante una comida. Imagina que en vez de esto fuera un asiento del inodoro. Desagradable, ¿verdad? Pero este último es mucho menos peligroso que tu dispositivo electrónico: científicos de la Universidad de Arizona descubrieron que en la superficie de un teléfono inteligente se encuentran 10 veces más bacterias.

¿Qué hacer para minimizar su impacto? Según los especialistas en microbiología, basta con limpiar con regularidad el móvil con un líquido que contenga alcohol, o bien con toallitas húmedas desinfectantes. Hay una forma más radical: adquirir un dispositivo (como puede verse en la imagen) que mata las bacterias en la superficie del teléfono.

3. En el fondo del océano existe todo un cementerio de barcos hundidos

Según las estimaciones de la ONU, cerca de 3 millones de barcos descansan en el fondo del océano mundial. Entre ellos, se encuentran embarcaciones civiles y militares de distintas épocas, varios submarinos nucleares y, por supuesto, el tristemente famoso “Titanic”. Si sacas a flote a todas estas naves, la cadena formada por estas podría rodear dos veces la Tierra a lo largo del ecuador.

2. Miles de personas fallecen cada año debido a la letra ilegible de los médicos

Atendiendo a las estimaciones del Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, 7 000 pacientes mueren en este país cada año debido a recetas escritas con una letra ilegible. Para combatir este fenómeno, se introdujo un sistema de prescripciones electrónicas que libera a los farmacéuticos de la necesidad de descifrar la letra de los médicos.

Desafortunadamente, esta innovación aún no está disponible en todas partes, por lo que los pacientes solo pueden confiar en las habilidades de los empleados de las farmacias a la hora de saber leer o “interpretar” las recetas.

1. En esta foto se encuentran, aunque no de manera visible, todos los habitantes de la Tierra. Todos menos uno

En esta fotografía sale el módulo lunar de la nave espacial “Apolo 11”, con los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin a bordo, la superficie de la Luna y nuestra Tierra, con todos los habitantes que existían justo en ese momento, es decir, tanto vivos como fallecidos, y aquellos que nacieron después de 1969, en cierto modo, también están presentes en esta foto, porque en ella “salen” sus padres o sus abuelos.

La única persona que no aparece en esta imagen es Michael Collins, el tercer astronauta de la misión lunar, que se quedó solo en el módulo de comando en la órbita lunar, mientras que sus compañeros examinaban la superficie de nuestro satélite. Parece que así es como se ve la soledad en el universo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.