El espectro de mi cuarto

      2 comentarios en El espectro de mi cuarto

Nunca olvidare ese día, era temprano cuando desperté por el ruido que mi mamá estaba haciendo, estaba lavando ropa y entraba y salía, así que decidí levantarme y ver televisión un rato, paso aproximadamente media hora cuando me quede dormida nuevamente, de pronto sentí mi cuerpo entumecido y desperté, pero no lograba moverme, solo sentía al pie de mi cama como alguien comenzaba a subir lentamente, me comencé a desesperar por el hecho de poder moverme y sentir como esa cosa comenzaba a tocar mis pies, sentía una manos largas, con uñas alargadas y puntiagudas, sentía como tocaban mis piernas mientras el peso de un cuerpo comenzaba a sentirse aun más, primero en mis piernas y después ya completamente encima de mí, yo seguía sin poderme mover solo sentía su respiración y cerré mis ojos para no ver a esa criatura extraña, de pronto sentí como se bajó y se pasó detrás de mi espalda, en un movimiento muy rápido esa criatura ya estaba encima de mi nuevamente pero esta vez encima de mi hombro dejando caer su cara para que quedase frente a la mía, buscando a cada instante que yo la mirara, sentía su cabello largo y tieso caer y tocar mi cara, buscaba con insistencia que la mirara mientras yo me rehusaba a hacerlo, de pronto ella quito mis manos de mi cara y yo no podía hacer ningún movimiento, la desesperación me invadió y decidí abrir mis ojos al hacerlo vi a la criatura con una gran sonrisa una sonrisa macabra que aún no logro explicar, pero con tan solo recordarla me hiela la sangre, sus ojos eran muy grandes y totalmente blancos, su cabello era negro con un aspecto muy descuidado como si estuviera muy sucio, sus dientes estaban desgastados, algunos eras puntiagudos, su piel estaba pálida aunque con un tono rosa, y lo único que hacía era sonreír, estaba muriendo de terror sin saber qué hacer y lo peor sin poder moverme, en ese instante cuando estiro su brazo alargado con garras para tocar mi rostro escuche el ladrido de mi perrito, el cual logro hacer que me moviera, mi madre venía hacia mi cuarto y en cuanto abrió la puerta ese espectro desapareció y pude moverme, solo abrace a mi perro y no quise contarle a nadie, pero aún me da terror pensar en que este espectro vuelva, ya que antes de desaparecer solo logres escucharlo decir “nos veremos pronto” y acaricio mi rostro, solo para desaparecer en un segundo.

2 pensamientos en “El espectro de mi cuarto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *